Rasoterra

Bistrot creativo y vegetariano en Ciutat Vella, la parte vieja de la ciudad. A cargo de los chefs Enea Costanzo y John Wearne.

Rasoterra

Bistrot creativo y vegetariano en Ciutat Vella, la parte vieja de la ciudad. A cargo de los chefs Enea Costanzo y John Wearne.

Sí, la comida vegetariana tiene que ver con la salud, de acuerdo, pero: ¿dónde está escrito que un plato saludable tenga que ser aburrido? Los vegetarianos de Barcelona lo sabían todo sobre las propiedades nutritivas de las verduras, pero se habían olvidado de los sentidos. Felizmente, no es el caso Rasoterra: Chiara Bombardi y Daniele Rossi, referencias Slow Food en la ciudad, tienen una larga experiencia en el tema –también estuvieron al frente de Sésamo, un vegetariano muy popular del barrio del Raval– y han conseguido lo imposible: que los amantes de la carne vayan a su restaurante y se olviden por completo de sus hábitos alimentarios durante un par de horas. La magia es el resultado de una combinación de varios elementos: un increíble conocimiento del producto, que es, en su mayor parte, de proximidad y ecológico, toques creativos, honestidad, una gran relación calidad-precio y un ambiente cálido y amigable. También hay platos sin gluten, así que aquellos que tengan que ocuparse de estos menesteres podrán relajarse y disfrutar.

Sirven un menú de 10 € y tres platos a escoger, pero los primeros y los segundos se pueden comer por separado, lo que reduce aún más el precio. El curry de alubias, tomate y verduras con arroz basmati o la cocotte de huevos eco del Mas, patatas, champiñones y puerros son algunas de las opciones del menú de mediodía, pero los platos cambian casi a diario. El ajoblanco con fresas y aguacates, la ensalada de mozzarella de búfala del Empordà con tomates semi-secos y rúcula del huerto o el Banh xeo –crêpe de coco con tofu ahumado, zanahoria especiada y setas– son algunas de las propuestas de la carta de la cena.

Un gran sitio para hacer las paces con los vegetarianos y, simplemente, disfrutar de una gran propuesta saludable para nuestro organismo y también para nuestros sentidos.